Anso Clínicas veterinarias - gato

¡QUIERO HACER PIPÍ, PERO NO PUEDO!

marzo 17, 2016 Consejos para tu mascota

Cuando conocí a Calamar, un precioso gato macho castrado de 2 años de edad, sus dueños estaban realmente enfadados con su conducta porqué llevaba días orinando fuera de la bandeja.

Ellos no habían notado que Calamar tenía un problema. No les llamó la atención el encontrar pequeñas gotitas de orina fuera de la caja de arena pero en cambio, ninguna micción voluminosa como solía hacer antes. Pensaron que era su “venganza” particular por  la mudanza reciente al barrio. Creyeron que el estrés del traslado también había sido el desencadenante de “episodios de estreñimiento” en Calamar porqué le veían acudir miles de veces a la bandeja, estar en posición haciendo un gran esfuerzo pero sin eliminar nada. La bandeja estaba limpia.

En cuanto examiné a Calamar y les pude mostrar a sus propietarios las gotitas de orina con sangre que hacía, comprendieron que no había sido una venganza. Calamar tenía un problema en sus vía urinarias.Anso Clínicas veterinarias - gato

La enfermedad del tracto urinario inferior felino (FLUTD) son en una serie de signos de problemas que afectan a la uretra y vejiga urinaria de los gatos que generalmente, acuden a la clínica con signos de dificultad, vocalización y dolor para orinar(disuria), orinar con mayor frecuencia pequeñas cantidades(polaquiuria), orinar fuera de la bandeja (periuria) e incluso presentar sangre en la orina(hematuria).

Hay muchas enfermedades que pueden producir estos síntomas: cálculos vesicales, infección urinaria, tapones uretrales de mucosidad y cristales , tumores, malformaciones anatómicas de nacimiento o lesiones uretrales que hayan provocado estrechamiento de la misma. En la mayoría de los casos, a pesar de las pruebas realizadas, no encontramos una causa y la enfermedad se denomina “cistitis idiopática felina”.

Para llegar al diagnóstico de estas enfermedades  se suele necesitar tomar muestras de sangre y de orina, también radiografías abdominales, estudios de contraste  y/o ecografía abdominal. En la sangre valoramos si el funcionamiento del riñón se ha visto afectado, si hay alteraciones electrolíticas consecuencia de la retención urinaria y descartamos enfermedades sistémicas. En la orina, se analiza su densidad (concentración), el pH (acidez) y el sedimento (cristales, bacterias, sangre, células de infección o células anormales).

Este problema afecta de la misma manera a gatos machos y hembras, con la diferencia que los machos corren mayor riesgo de obstrucción uretral completa  y por tanto, no puedan orinar en absoluto. Cuando nos encontramos ante una obstrucción completa, es de vital importancia actuar con rapidez puesto que la vida del gato está en compromiso a medida que pasan las horas. Su sangre se va “intoxicando” con el pipí que no puede eliminar de forma natural.

En estos pacientes, además de las pruebas diagnósticas adecuadas, necesitaremos anestesiarlos para sondarlos y restablecer la permeabilidad uretral normal de manera que la orina vuelva a fluir desde la vejiga hacia el exterior.

La mayoría de los gatos (si no están obstruidos) se recuperan en pocos días y se pauta un tratamiento dirigido a prevenir y disminuir el riesgo de nuevos episodios.

Si nota que su gato tiene problemas para orinar, consúltenos inmediatamente, ya que una vejiga obstruida requiere un tratamiento de emergencia.

Por cierto, debo decir que mi primer encuentro con Calamar quizás resultó un poco incómodo para él puesto que estaba obstruido, dolorido  y necesitó quedarse ingresado con nosotros unos días. Ahora es un gato alegre, cariñoso, dulce y amable que creo nos agradece con sus ronroneos el haber enseñado a sus propietarios a identificar que realmente tenía un problema.Anso Clínicas veterinarias - gato

Compartir:

Anso clinicas veterinarias 2016 - created by Helena Batlle

Aviso legal