ANSO Clínicas Veterinarias - procesionaria

LA PROCESIONARIA DEL PINO, UN PELIGRO PARA LOS PERROS

marzo 7, 2016 Consejos para tu mascota

Debido al cambio climático, en nuestra consulta veterinaria nos enfrentamos cada vez más durante los meses de enero, febrero y marzo con muchos problemas típicos de la primavera, como pueden ser los parásitos externos o las reacciones anafilácticas por contacto con la oruga del pino o Procesionaria (Thaumetopoea Pityocampa).

Los nidos de estas orugas son fácilmente reconocibles, están situados en las copas de los árboles y tienen la forma de una bolsa blanca y peluda. Cuando empiezan a subir las temperaturas, las orugas bajan al suelo para buscar un lugar donde enterrarse para después volver a emerger como mariposas. Durante su migración por el suelo de los parques y bosques es cuando llaman la atención de nuestras mascotas, pues se desplazan formando extensas hileras de gusanos que despiertan su curiosidad.

ANSO Clínica Veterinaria - nido procesionaria

La ingestión o contacto de la mucosa bucal, gástrica y de la lengua con los pelos urticantes de las orugas producen una reacción inflamatoria que podría provocar daños severos de los tejidos expuestos. La gravedad de las lesiones dependerá del tiempo de contacto de los pelos de la oruga con la mucosa de la boca o del estómago.  Pueden incluso llegar a darse casos de necrosis o muerte de parte de esos tejidos con la consecuente pérdida de alguna parte de la lengua.

Si nuestro perro coge con la boca una oruga de procesionaria, en unos minutos empezará a demostrar nerviosismo, rápidos actos de deglución, se tocará la boca con las patas como si intentara quitarse algo, empezará a babear y su lengua o los labios se engrosarán. Esta inflamación es molesta y dolorosa de tal manera que incluso pueden quejarse o intentar morder si queremos abrirles la boca. Si llega a tragarse la oruga, causará los mismos daños en la mucosa gástrica y aparecerán vómitos intensos, a veces incluso con sangre.

Si ústed ha visto que su mascota ha entrado en contacto con alguna oruga o nido de orugas y está lejos del centro veterinario, puede intentar limpiar la parte interna de la boca con agua templada, ya que el calor destruye las toxinas contenidas en los pelos urticantes.

Nunca se debe frotar la parte lesionada, porqué sino romperemos los pelos liberando más toxinas. Lo mejor es acudir a la clínica donde nosotros examinaremos con gafas de aumentos la cavidad bucal para retirar posibles pelos que todavía pueda tener clavados, lavaremos con abundante suero sin riesgo de deglución de esas toxinas y aplicaremos los tratamientos necesarios para bloquear y revertir esa reacción inflamatoria y minimizar las posibles secuelas que puedan desencadenarse.

ANSO Clínicas Veterinarias - oruga procesionaria

La mejor medida contra esta intoxicación es evitar la exposición, así que si estáis en zonas con pinos, inspeccionad visualmente tanto los suelos como las copas de los árboles antes de dejarles sueltos y lejos de vuestro control.

Etiquetas: ,
Compartir:

Anso clinicas veterinarias 2016 - created by Helena Batlle

Aviso legal